Andrea Sarto es una patinadora especial dentro de la Escuela de Patinaje del Club Hielo Jaca. No solo por su discapacidad (nació con síndrome de Down), sino por el cariño y bondad que desprende. Su sueño: Competir en 2019.

Andrea nació con síndrome de Down hace 35 años en Huesca, pero ni su discapacidad ni su ilusión por aprender y desarrollar su vena creativa han dejado de crecer desde entonces. Llega a nuestra cita acompañada por la presidenta del CHJ, Jessica Zaragoza, y por su entrenadora, Naya Zamboraín, por la que siente auténtica devoción.

“Empecé a patinar con Naya en la Escuela Municipal del Ayuntamiento hace unos siete u ocho años y cada día me gusta más”, comenta orgullosa. No esconde ni disimula en ningún momento su estrecha relación con su entrenadora: “Naya es grande para mí por cómo me trata y me comprende. Es muy cariñosa conmigo” Le pregunto si le riñe alguna vez y responde con picardía que “no, nunca”, pero tras una mirada de complicidad con Naya se autocorrige: “Quizás un poco, pero nada… Soy muy constante”.

Andrea Sarto realiza una "Arabesca Cogida"
Andrea Sarto realiza una “Arabesca cogida” – Foto: Miguel Ramón Henares

La diversidad tiene otras implicaciones y, aunque profesora y alumna tiene un vínculo emocional muy fuerte, no todo el mundo reacciona de igual manera. “Yo me acercaría a todos mis compañeros, a todo el mundo, pero sé que todos no se acercarían a mí”, se sincera Sarto.

Zamboraín interviene en la conversación para explicar las diferencias que pueden existir al entrenar a alumnos como Andrea. “Es diferente en el sentido de que hay que darle trucos y herramientas para que se acuerde de los pasos y los saltos, pero cuando Lo recuerda entrena como todas sus compañeras, ¿verdad?”, dice mirando a Andrea que asiente. “A veces el resultado es muy satisfactorio para las dos, porque hay ocasiones en las que puede confundir un pie con otro y saltar hacia el otro lado, pero cuando lo consigue… las dos gritamos: ¡¡Bieeeeeen!!”, explica la entrenadora.

Competiciones

Andrea no ha acudido a ninguna competición para participar, pero sí ha conseguido ver a sus ídolos en acción. Javier Fernández o Felipe Montoya son dos de sus referentes sobre el hielo. Hace un par de años ambos participaron en una exhibición en Jaca y la patinadora no solo consiguió charlar y recibir un cálido abrazo de Montoya, sino que luce tremendamente orgullosa la firma del deportista en la bota de su patín.

Patín de Andrea Sarto firmado por Felipe Montoya
Patín de Andrea Sarto firmado por Felipe Montoya

La posibilidad de participar en una competición es otro cantar. “Este año me gustaría conseguirlo y estoy preparando ya un programa con Naya. Sería la primera vez que competiría, pero hay mucho que trabajar para conseguir hacerlo bien. Competir en 2019 sería un sueño”, afirma Andrea. De momento, el primer paso está dado y la ficha federativa se tramitará en los próximos días.

Su entrenadora vuelve a intervenir para explicar que junto a Myriam Stokman, la delegada de patinaje del CHJ, han estado hablando con otras federaciones acerca de la posibilidad de crear una categoría especial o de exhibición que conlleve algún tipo de reconocimiento para patinadores con diversidad. “No sabemos si hay más casos en España, pero sí que deseamos que desde el Club Hielo Jaca se abra la posibilidad a todos aquellos que estén en la misma situación en España”.

Poco antes de despedirnos, Andrea puntualiza que también toca el piano: “Acudo a la escuela de música para seguir aprendiendo y luego practico y estudio en casa”. Y como esta mujer es una caja de sorpresas añade que también tiene proyectos como actriz, pero que sin duda lo primero que quiere es ser reconocida por su capacidad como patinadora.

¡Suerte Andrea, te vamos a ver muy pronto compitiendo, seguro!

Andrea Sarto: La patinadora más especial del Club Hielo Jaca
Andrea Sarto: La patinadora más especial del Club Hielo Jaca